18 julio 2017

Un libro, una cita: "La Verdad sobre el Caso Savolta".

"...la hipocresía farisaica y cerril de los espíritus de orden que subordinan la marcha del mundo a la preservación de sus privilegios bastardos a costa de cualquier injusticia y de cualquier sufrimiento ajeno".

(Eduardo Mendoza).

12 julio 2017

Un libro, una cita: "Retour de Manivelle".

"Es inútil arrastrarse, colarse o esconderse cuando se puede entrar directamente. No hay nada menos sospechoso que alguien que avanza como si supiera adónde va y que da la impresión de tener todo el derecho de ir allí".

(Val McDermid).

06 julio 2017

Un libro, una cita: "Pensamiento único y nuevos amos del mundo".

"Las herramientas futuristas de información y comunicación sirven más para el condicionamiento y el cerco de los ciudadanos que para su emancipación. ¿Es esto tolerable? Si nadie controla a los guardianes del nuevo orden social, ¿qué peligros para la democracia?
Ni el Sr. Ted Turner de CNN, ni el Sr. Rupert Murdoch de News Corporation Limited, ni el Sr. Bill Gates, de Microsoft, ni el Sr. Jeffrey Vinik, de Fidelity Investments, ni el Sr. Larry Rong, de China Trust & International Investment, ni el Sr. Robert Allen, de ATT, no más que el Sr. Georges Soros o decenas de otros nuevos amos del mundo, han sometido nunca sus proyectos a sufragio universal. La democracia no es para ellos. Se consideran por encima de estas interminables discusiones en las que conceptos como el bien público, la felicidad social, la libertad, la igualdad y la solidaridad, tienen todavía sentido. No tienen tiempo que perder. Su dinero, sus productos y sus ideas atraviesan sin obstáculos, en la era de la globalización, las fronteras del mercado mundializado.
A sus ojos. el poder político no es sino el tercer poder. Antes está el poder económico y luego el poder mediático. Y cuando se posee esos dos, como bien ha demostrado en Italia el Sr. Berlusconi, hacerse con el poder político no es más que una formalidad".

28 junio 2017

Un libro, una cita: "Carmen à mort".

"Honoré de Balzac: Las leyes son telas de araña que no atrapan más que las moscas pequeñas y dejan pasar a las grandes". [...]
"(Herbert Marcuse):  En todas partes, la ley y el orden protegen la jerarquía establecida".

(Lee Child).

26 junio 2017

Chiquirriquitín.

Ya se sabe que el diminutivo en español sólo a veces significa "tamaño pequeño". De hecho en la mayoría de los casos su valor es afectivo -y en unos pocos incluso puede tener un sentido despectivo-.
No se piense que diminutivo no hay más que uno -como madre-; muy al contrario, existen al menos 14 terminaciones, más sus variantes, aunque algunas de ellas sean regionales y/o influidas por otras lenguas peninsulares.
A saber:
- La más común, -ito/-ita (poquito), y sus variantes -cito/-cita (cafecito) y -ecito/-ecita (lucecita).
-ico/-ica, como el "bonico" de Doña Rogelia, y su variante -cico/-cica (pobrecico).
-illo/-illa (mierdilla).
-ete/-eta (amiguete, cabroncete), por influencia del catalán y de su variante dialectal valenciana (ay, el caloret).
-ín/-ina, especialmente en Asturias y León, pero no sólo (un pelín, chiquitín), y su variante -ino/-ina (neblina).
-uco/-uca, específico casi de Cantabria (ventanuco).
-uelo/-uela (mozuela), y sus variantes -zuelo/-zuela y -ezuelo/-ezuela, a veces con matiz despectivo, como "reyezuelo" o "mujerzuela".
-iño/-iña, de influencia galaico-portuguesa (pobriño).
-izno/-izna (llovizna).
-ajo/-aja (migaja).
-ejo/-eja, regional (coseja), y su variante -ijo/-ija (lagartija).
-ujo/-uja e -icho/-icha e -iquio/-iquia, murcianas.
-ucho/-ucha, muchas veces con sentido despectivo (medicucho).

Así que tenemos una lengua muy afectiva.
Y cuando se une una lengua cariñosita con una persona cariñosita el resultado es explosivo: una constante detonación de diminutivos salpicados de metralla (maja, cariño, corazón, guapa, hija, guapetón,...).
En muchos casos no deja de ser un recurso comercial que utilizan ciertos mercaderes para dar sensación de cercanía y afectividad hacia el cliente: "¿Qué te pongo, maja?". "Toma, cariño".
Terrible.
En mi barrio hay un camarero de la secta extrema del diminutivo. Cómo será, que yo he dejado de ir a ese café por exceso de afectividad. Cuando paso por allí primero echo un vistazo discreto para ver si está él (pa' no entrar) o su compañero (pa' entrar). Además es que el cariñosón es un caballero de 150 kilos oficialmente heterosexual, y, sinceramente, no le pega nada llamarles "cariño" a señoras de 70 años que vienen del mercado y se paran un rato a tomar un descafeinado con sacarina. Sin embargo a ellas les gusta.
En mi caso lo más duro es escuchar cómo repite todas mis frases pero en diminutivo interrogativo, como una especie de espejo deformante y diminutivizante.
Que yo digo: "Un cortao", él responde: "¿Un cortadito".
-"Sí".
-¿La leche templadita?".
-"No, no, caliente".
-"¿Calentita?".
-"Sí".
-"¿Alguna otra cosita?".
-"No, ¿me cobras?".
-"Un eurito cuarenta".
Claro, sale uno de allí estresao, desquiciado, agresivo, con ansia de partirle las piernitas al próximo que diga un diminutivo.
No. Exagero. Salvo estos casos mercantiles y abusivos, me gusta escuchar diminutivos, son como volver a los cuentos infantiles de Caperucita y la casita de la abuelita.

Por suerte no es un recurso que los medios de comunicación utilicen mucho, al menos no es uno de sus principales métodos de manipulación.
Pero sí hay un caso en el que los diminutivos sirven para mitificar a ciertos personajillos (=diminutivo despectivo), crear una imagen positiva, cercana, campechana, tierna, amable, simpática...y lo que sea, que para eso les pagan a esos escritorzuelos y periodistuchos.
Por ejemplo, leo un artículo firmado por un tal Eddy Martin (supongo que es un pseudoperiodista británico; o quizá es un nombre falso porque a ver quién tiene güevos de firmar ese engendro con un nombre verdadero; o puede que sea un Eduardo Martín haciendo méritos para que se vea que él puede ser tan malo y tan hortera como cualquier periodista rosa. Quién sabe).
El artículo, apasionante, periodismo de investigación, se titula: "Kate Middleton ya luce unas tiernas arruguitas a sus 35 años".
El común de los mortales "tiene arrugas"; pero esta elementilla "luce arruguitas", que resulta además que al piojoso de Eddy le parecen tiernas, tal vez porque no se ha leído ese otro artículo de hace unos meses firmado por Borja Rama (?) y titulado: "Kate Middleton adicta al botox".
Concretamente, al Bio Botox Biotulín, que parece el nombre del malo de un cómic. Con el Biotulín resulta que "las pequeñas arrugas desaparecen".
Y si no desaparecen al menos se transforman en arruguitas tiernas.

22 junio 2017

Un libro, una cita: "Juste un regard".

"Le preguntó qué tal había estado su día. Max respondió que no sabía. ¿Había tenido matemáticas, inglés, ciencias, expresión artística? Encogimiento de hombros y respuesta: No sé".

(Harlan Coben).