23 diciembre 2012

Recycling.

Aprovechando que estoy jartito de los ricos y maleantes, que la lucha de clases es una realidad y que tengo un rato libre entre obligación y obligación, me gustaría -si no les molesta a los espías profesionales y a los aficionados "voyeurs" del semen retentibus venenum est- hablar de ese concepto tan "chic" del reciclado o reciclaje, que no está muy claro cómo se llama como buen extranjerismo adaptado con prisas y siguiendo normas de la Unión Europea ésa que nos va a quitar todo lo que nos dio.

Pues sí, pues sí, "reciclar" es un barbarismo que no tiene demasiado que ver con la ecología y sí con una especie de "filosofía" pijo-bohemia de los talibanes del higienismo, así, al estilo Psoe que consideraba que teníamos que ser más "modernos" que nadie a golpe de decretazo; Psoe, por cierto, casi añorado ahora que los banqueros del PP se han quitado la máscara.

Si entiendo bien el término, "reciclar" debe de venir de "ciclar"(?) como "reconocer" de "conocer".
Pongamos un objeto x, por ejemplo un periódico fabricado a partir de un árbol; una vez que lo hemos leído debemos dejarlo en un banco -en un banco de sentarse, no en uno de robar- para que otros puedan disfrutar de él; cuando varias personas lo han leído, lo ideal es o bien hacerte un sombrero con él para protegerte del sol o bien meterlo en el contenedor de reciclado de papel de las hermanas Koplowitz para que con ese humilde periódico se fabriquen unas servilletas de papel reciclado que también tendrás que pagar a pesar de que el periódico original era tuyo. Está bien. Nada que objetar, excepto la reticencia a trabajar gratis para enriquecer aún más a las citadas hermanas Koplowitz.
El Estado cada vez te da menos cosas gratis; de hecho la nueva moda pepera es hacerte pagar 2 ó 3 veces por el mismo servicio, con impuestos directos, con impuestos indirectos y además ahora con el pago en efectivo al utilizar el servicio: lo que viene llamándose tradicionalmente robo, engaño o timo.
En el caso de la basura pagas una tasa de recogida de basuras, en muchas ciudades reducen los servicios en nombre de la sagrada crisis que permite al Poder robar a saco, y además pretenden que trabajes gratis separando la basura y llevándosela a sus contenedores a la hora convenida por ellos.
En Irlanda si reciclas la basura no pagas las tasas a cambio; cuando éramos niños recogíamos papel y lo llevábamos a un almacén donde nos pagaban por kilo de papel "reciclado".
Así que ya está bien de abusar: si el Estado te cobra sus servicios lo justo es que te pague por los tuyos.
Y ya está bien también de vendernos la moto de la culpabilidad y de salvar al Amazonas y al mundo. Los que tienen la capacidad de hacerlo son los gobiernos y no nosotros. Y lo que pasa es que nosotros reciclamos el papel y ellos se salen del Protocolo de Kyoto, colocan su sacrosanta economía del lucro por encima de la ecología y permiten a las empresas contaminantes hacer lo que quieren, incluidos desastres ecológicos, a cambio de unas multas ridículas. Que empiecen a dar ejemplo por arriba y luego ya, si eso, lo hacemos nosotros.

Ser ecologista está muy bien, es justo y necesario, es nuestro deber y salvación; pero el problema es que hay 5 tipos de ecologistas y sólo el primero me parece aceptable:

1. El ecologista normal, que es el que consume lo necesario, no mata animales ni plantas por placer, reutiliza lo que puede e intenta mantener una relación de equilibrio y respeto con su entorno, con la gente y con la naturaleza. Sin aspavientos ni fanatismos y consciente de que la verdadera solución está en los gobiernos.

2. El ecologista iluminado: es el que se cree que está salvando el mundo; no es consciente de que sus actos le hacen sentirse bien a él sobre todo, sentirse un poco Madre Teresa, la misma sensación; cuando das una limosna tienes justo ese sentimiento de haber hecho algo bueno y humano pero no por eso crees que estás ayudando a erradicar la pobreza del mundo ni te sientes responsable del desequilibrio que crea nuestro modelo económico, político y social.
El iluminado es el que recoge la colilla del suelo y la guarda en el plastiquito del paquete de tabaco, acumulándolas allí hasta que encuentra una salvadora papelera; este acto le provoca un placer interior cercano al sexual y se queda muy agustito aunque esté confundiendo la higiene y la limpieza del asfalto urbano con la ecología.
El iluminado es el que participa en una campaña para cerrar los zoos alegando que es un maltrato encerrar a un león en una jaula y que ese león debería estar corriendo por la sabana, para que así sólo pudieran verlo los pijos del safari. Claro que estaría mejor, es evidente, lo mismo que un pastor alemán en el campo y no en un piso de 50m de Madrid o un jilguero volando fuera de su jaula.

3. El ecologista talibán: aquí empezamos ya con los tipos peligrosos; el talibán es un iluminado pero agresivo; no sólo guarda las colillas en el plastiquito sino que pretende que lo haga el resto de la humanidad; si tiras un papel al suelo te mirará como si hubieras ahorcado a un perro o fueras responsable directo de la deforestación de la Amazonia; te increpará haciéndote sentir culpable de un acto cercano al asesinato con premeditación y alevosía; y, si hay confianza, incluso te obligará violentamente a sacar tu plastiquito y pasearlo todo el día en una mano con la colilla tóxica agazapada en su interior.
Si utilizas para escribir algo un papel que no esté ya utilizado por una cara -y preferiblemente por las dos- se llevará las manos a la cabeza con los ojos fuera de sus órbitas como si le hubieras dado una paliza a un niño, mirará el papel que has mancillado como si estuviera viendo el cadáver de un gorrión estrangulado con tus asquerosas manazas de cerdo psicópata y te dirá, con unos malos modos que poco tienen que ver con la actitud de Ghandi, que tu reprensible acción equivale a la muerte violenta de un árbol.
El ecologismo talibán es una religión, la única y verdadera; y se ha iniciado una cruzada para que te conviertas a ella o seas quemado en una hoguera por herético.

4. El ecologista sinvergüenza. Atención a éste, que es el peor: es ecologista iluminado y talibán pero siempre y cuando esa visión del mundo no afecte ni a sus necesidades ni a su comodidad. Este listo no va en bicicleta, no, tiene un coche y va expulsando su CO2 a través de su tubo de escape; pero, cuando se baja de él, le molesta el humo de los cigarrillos a 15 metros de distancia; los domingos se va de excursión en coche y cuando llega se fusiona con la madre naturaleza, la Pachamama, y abraza a los árboles con los ojos en blanco, sintiendo la savia energizante corriendo por sus venas. La casa se la limpia una sirvienta, que no hay contradicción en ello y así además crea puestos de trabajo. Utiliza, como todo el mundo, contaminantes aviones, agua caliente, ordenador, calefacción, y cualquier otra cosa que haga su vida confortable, incluido un generador del que sale un humo negro. Su "sacrificio" consiste en vivir de puta madre y consumiendo todo lo que necesite, pero, eso sí, los manifiestos los firma en papel reciclado. Son los que se pasan toda la semana contaminándonos con sus coches y el domingo hacen una mani en bicicleta para exigir una ciudad más verde y menos contaminada. Con 2 cojones reciclaos.
De este pijo hay que huir como de la peste bubónica.

5. El empresario disfrazado de ecologista: Hace ya años que los empresarios se dieron cuenta de que el ecologismo "vende". Y como de lo que se trata es de vender y morro les sobra pues resulta que hasta las empresas petroleras se han pasado a la publicidad ecologista, los bancos de mierda sacan anuncios de un niño rubio corriendo por un trigal, y los gobiernos se inventan "tasas ecológicas" para recaudar pasta del contribuyente en nombre de la salud y el equilibrio sostenible.
Otro ejemplo: Reunión creativa de ejecutivos de Carrefour con un orden del día único: "Cómo obtener más beneficios". El yupi superlisto y superprometedor espeta: "Si eliminamos las bolsas de plástico que ahora regalamos, nos ahorramos equis coma cinco millones de euros al año, sólo en España".
-"Pero la gente se va a enfadar si les quitamos ese servicio y se van a ir a los supermercados que sigan dando las bolsas".
-"No, si les planteamos las cosas así: lo hacemos por el bien del planeta, en nombre del ecologismo y porque el plástico es altamente contaminante, concretamente tarda 2'5 millones de años en eliminarse en la naturaleza. Nuestros clientes pueden ser alegres partícipes en ese proyecto ilusionante, esa es la palabra, ilusionante. Nosotros nos ahorramos un pastón, además les vendemos las mismas bolsas y encima nos creamos un label de empresa verde. Los demás supermercados pronto harán lo mismo. El plástico seguiremos utilizándolo en el envoltorio de todos los productos pero no se van a dar ni cuenta".
Aplausos para el creativo engominao y a vivir.
Los ejemplos son múltiples: el negocio del "bio", el negocio del reciclado de materiales, las toallas que no limpian en los hoteles para que el detergente no contamine los océanos,..en fin.

Pero basta, porque de lo que yo quería hablar es por tanto de esto: las clases media-alta, alta, y repugnantemente alta "reciclan"; las clases medias, media-baja y baja "aprovechan" las cosas.
Ese concepto de "aprovechar" las cosas nos lo inculcaron nuestras madres y es el pre-reciclado pero en menos chic y en menos cuento.
Por eso las bolsas del supermercado las "reciclamos" en bolsas de basura, los tarros del Nescafé se convierten en botes de especias y esto lo escribo en un papel usado.
Los pobres que rebuscan en los contenedores de basura, ésos sí que reciclan: el papel, el plástico, el metal...
Y por eso resultan tan cansinas las lecciones morales de los pijos pseudo-recicladores.

No tengo coche, no consumo más de lo necesario, "aprovecho" las cosas, "reciclo" las bolsas de plástico, hacía muñecos con material de desecho, no corto nunca árboles, ni mato animales, ni maltrato infantes; no dejo todas las luces encendidas ni los grifos abiertos. No tengo piscina, utilizo el transporte público, respeto a la gente y a la naturaleza, mi árbol de navidad es de plástico y es el mismo cada año. No contamino mares ni ríos, ni cazo, ni exploto a otras personas, ni robo ni engaño.
Creo que ya está bien, ¿no?
Así que cada uno que haga su papel (su papel reciclao): los gobiernos a parar el calentamiento global -que no lo hacen-, los pijos a reciclar en sus ratos libres -que sí lo hacen, algunos-, los comerciantes a ganar pasta en nombre de la ecología -que sí lo hacen, cada vez más-, y los demás a aprovechar lo aprovechable y a respetar el entorno -que también lo hacemos, algunos-.

05 diciembre 2012

Recorridos turísticos por Beirut: 1.


Iniciamos esta simpática serie con un recorrido con el que podrán disfrutar los viandantes; consta de unos 500 metros y está recomendado especialmente para minusválidos en silla de ruedas.

 1 y 2: Carro de sacar la basura de todo el edificio abandonado con una cadena que lo ata a la valla; lleva meses allí y es todo un reto para empezar el circuito.

 3. Baldosas de vanguardia.
4. Moto de listo.
 5 y 6. Zona de contorsiones; a veces se añade al desafío alguna caca de perro.

7. Arbolito navideño.
8. Acera robada y destruida por una obra.

y 9. Nada mejor que terminar con otra contorsión.






Eso es todo amiguitos, espero que lo hayáis disfrutado; pronto volveremos con circuitos aún más excitantes.

03 diciembre 2012

Razones para defender a Israel: y 3.La Ignorancia.

El tercer motivo para defender la política de Israel es la ignorancia.
La ignorancia inducida por los gobiernos y los medios de comunicación, evidentemente.
Cualquier persona mínimamente informada sobre lo que realmente ocurre en la Palestina ocupada, sobre las condiciones de vida de los palestinos y sobre la política colonial de Israel, no puede moralmente defender al agresor ni sus métodos.
Pero ocurre que el común de la gente no está informado de lo que pasa en verdad; y no lo está porque lee los titulares de El País, El Mundo, ABC, La Razón...y ve las televisiones y lee entonces y escucha la versión estadounidense-israelí de la historia, versión que es tristemente obligatoria en los llamados "países occidentales", aliados o más bien súbditos de Estados Unidos.
Cuando Israel mataba diariamente en Julio de 2006 a decenas de civiles libaneses en las afueras de Beirut o en el sur de Líbano, los titulares de todos esos "independientes" medios de comunicación eran que los terroristas habían matado a 3 israelíes o que los perros y gatos de las zonas de Israel fronterizas con Líbano estaban abandonados y vagaban exhaustos, hambrientos y desorientados; o que los niños de Tel Aviv sufrían ansiedad y desarreglos psicológicos a causa de la tensión y los refugios. Lo de los 1.300 civiles libaneses muertos, entre ellos 350 niños, aparecía en la letra pequeña, en el sexto párrafo, allí donde apenas nadie llega en su lectura, y aún así, escondido y manipulado.
Cuando un periódico como El País te hace ver que un israelí muerto es más importante que 16 niños palestinos muertos; cuando se pretende comparar el lanzamiento de unos cohetes de escasa potencia que raramente llegan a su destino y apenas producen víctimas, con el bombardeo indiscriminado de ciudades que causa cientos de muertos civiles; cuando se habla de un niño que soporta sirenas de alarma y no de otro que sufre bombardeos durante días y noches; cuando en una invasión de un país casi indefenso se escribe sobre los perros abandonados del invasor y no sobre las personas del país invadido y bombardeado; cuando unos tienen nombre y apellido y los otros son sólo un número; cuando se intenta hacer creer que lo que ocurre en Palestina es un conflicto entre 2 bandos de similar poderío bélico; cuando se olvidan las razones históricas o se manipulan, cuando se omiten las condiciones de vida infrahumanas de los palestinos y se ensalza la tolerancia de Israel; cuando se elige cuidadosamente el vocabulario para no acusar de nada a Israel; cuando se presenta al agresor como víctima que se ve obligada a defenderse, y al agredido, humillado y ocupado se le disfraza de agresor y de terrorista...cuando pasa todo eso, cada día y en cada medio de comunicación, entonces uno sabe que esos medios de comunicación no son fiables ni independientes; pero a la vez comprende que los españoles crean esas falsedades repetidas hasta la nausea.
La estrategia de esa prensa al servicio de unos intereses políticos que están por encima del derecho a ser (bien) informados consiste en manipular la realidad y en crear un estado de opinión favorable a Israel. Así de simple, así de claro y así de triste.

Por ejemplo, si seguimos lo que ha ocurrido estos días en Gaza a través de los medios de comunicación mayoritarios comprenderemos que la opinión pública ha recibido una idea que es exactamente lo contrario a la realidad. Ha sido la habitual campaña de mentiras y manipulación del lenguaje; los que me dan pena son los periodistas encargados de escribir esa mierda a cambio de un salario; me da pena su dignidad profesional y ética.
Por que los datos objetivos y fácilmente comprobables sobre lo que ha pasado son éstos:

1. La violencia la inició Israel con el "asesinato selectivo" de un miembro de Hamas al que ellos consideraban un terrorista peligroso. (Pero en ningún artículo he leído la más mínima crítica a unos métodos indignos de un país que se autodenomina democrático; porque en los países que realmente tienen valores democráticos y no solamente elecciones políticas democráticas también los terroristas tienen derecho a un juicio justo y hasta que llega ese juicio son como mucho "presuntos terroristas"; los estados democráticos no practican el asesinato).

2. A raíz de esa muerte comenzó un periodo de violencia que en ningún caso puede decentemente presentarse haciendo ver que se trata de una guerra entre 2 bandos de similares fuerzas: los israelíes bombardeaban Gaza (zona altamente poblada y sin posibilidad de refugio ni de salida para la población civil) con aviones y con barcos, destruyendo infraestructuras y matando a gente indefensa; las milicias de Hamas lanzaban cohetes, en muchos casos de fabricación casera y de escasa potencia.

y 3) El balance final ha sido, si mal no recuerdo, de 5 muertos israelíes y de más de 100 palestinos muertos, con mayoría de civiles inocentes y entre ellos muchos niños. Además se han destruido multitud de infraestructuras palestinas y se han bombardeado los túneles por los que los palestinos introducen armas desde Egipto, según Israel y los medios de comunicación por lo tanto, o alimentos y medicinas que permitan sobrevivir a una población hambrienta, sin medios y sometida a embargo, según los palestinos.

¿Y cómo han tratado los periódicos este asunto? Pues de una manera hollywoodense, es decir, falseando la realidad, mostrando a unos buenos que están obligados a defenderse de los ataques constantes de los malos que son terroristas; presentando a Israel como víctima y a Palestina como agresor; no comentando los datos que no son relevantes para la moraleja de la película; humanizando a los israelíes y animalizando a los palestinos; insistiendo en la seguridad de Israel que al parecer está por encima del bien y del mal; comparando falsamente las fuerzas de los 2 contendientes; y manipulando el lenguaje constantemente.

Para no ser prolijo veamos solamente los titulares que han ido apareciendo en la prensa (porque si leemos los artículos completos se nos revuelve el estómago, Dios mío, cómo está la "prensa libre").

1. "Continúan los ataques aéreos contra Gaza; Clinton busca una tregua".
Traducido: Estados Unidos hace todo lo posible para buscar la paz..lo cual es un poquito mentirita, periodistas pillines, porque mientras Clinton buscaba una tregua su país estaba vetando en la ONU cualquier resolución contra Israel, como siempre. Por otro lado "los ataques aéreos continúan" solitos, hay que evitar que Israel sea el sujero activo de la frase, sería más feo decir: "Israel sigue bombardeando Gaza con aviones". Por cierto, ese mismo día en que Clinton buscaba afanosamente una tregua apareció este otro titular: "Las potencias mundiales se reunen en Bruselas para hablar sobre Irán", que lo urgente es lo urgente.

2. "Los bombardeos en Gaza dejan 16 muertos y destruyen sede del gobierno".
Obsérvese la cuidadosa estructura de la frase: el sujeto es "los bombardeos" y no quienes hacen los bombardeos. Estos bombardeos no "asesinan", ni "matan", ni siquiera "provocan" o "producen", solamente "dejan" unos muertitos, suavemente; esos muertos son sólo un número, 16; tendrás que leer la letra pequeña si quieres saber cuántos de esos muertos eran niños.

3. "Más violencia entre Israel y Gaza mientras Egipto busca una tregua".
Ya que es obligatorio presentar siempre "el conflicto" como una lucha entre 2 bandos, aunque esta lucha consista en el enfrentamiento entre unas milicias que lanzan cohetes desde un gueto hacinado y el 5º ejército más poderoso del mundo, que cuenta entre otras cosas con el apoyo de Estados Unidos y un escudo antimisiles para evitar esos ataques; es como querer presentar el partido de la Copa del Rey entre el Real Madrid y el San Miguel de Cornezuelo (provincia de Burgos) como un enfrentamiento entre 2 colosos.
Eso sí, "Egipto busca una tregua", que se vea que todo el mundo intenta separar a los 2 gigantes.

4. "Un ataque aéreo israelí en Gaza mata a 11 civiles, dice Hamas".
Hombre, ¿qué pasa aquí?¿Se ha vuelto loco el "periodista" de Reuters?¡Pero si está diciendo que los ataques aéreos israelíes matan a civiles! Sí, pero yo creo que no es seguro, eso es "según Hamas".
Porque otra obligación del buen periodista sumiso es presentar la versión del ejército o del gobierno israelí como una verdad comprobada, y las críticas a Israel como dudosas, sin verificar y provenientes de fuentes poco fiables. Por lo tanto que Israel (bueno, no Israel, sus ataques aéreos) hayan matado a 11 civiles es algo que "dice Hamas" solamente, eh. ¿Y quién es Hamas? Pues eso nos lo explican en absolutamente todos los artículos; se olvidan de que son los legítimos ganadores de las elecciones democráticas en Palestina y nos repiten cada vez la siguiente frase sacada del "libro de estilo: "Hamas, considerado como un grupo terrorista por Occidente, y que promulga la destrucción del estado de Israel".
Por lo tanto el titular hay que leerlo asina: "Oye, que los terroristas de Hamas dicen que Israel (bueno, no Israel, sólo sus ataques aéreos) ha matado a 11 civiles; ya te digo".

5. Éste tampoco está mal, es todo un alarde de manipulación: "Israel desplaza reservistas tras los cohetes en ciudades". La clave está en ese "tras", que significa que 1º vinieron los cohetes contra Israel (ataque terrorista) y "tras" ello Israel (país democrático) se ve obligado a defenderse movilizando a los "reservistas", que es una palabra muy bonita; los reservistas son buenos ciudadanos que pagan sus impuestos y son panaderos, agentes de bolsa, médicos o ingenieros nucleares, que ante agresiones al país son movilizados para reforzar al ejército regular y defender la patria...¿defender?, bueno, si leemos la letra pequeña del artículo veremos que fueron llamados a filas para iniciar una invasión terrestre a Gaza, ese agujero que sus compañeros ya estaban bombardeando día y noche, por mar y por tierra.

6. Y en ese momento aparece otro artículo: "Israel dice que prefiere la diplomacia a invadir Gaza", artículo que no merece más comentario que un regüeldo y 2 pedos.

7. "Israel empieza el 7º día de operación contra Gaza con 100 bombardeos", como el que empieza el día con un buen Cola-Cao. Cuando Israel hace 100 bombardeos en una mañana sobre población civil a eso se le llama "operación", que es la palabra más neutra y la que recomiendan las normas de la prensa basura.

8. En una buena campaña manipuladora pro-israelí no puede faltar la historia de un españolito que toque nuestra fibra sensible contándonos de primera mano los sufrimientos israelíes que él comparte.
Helo aquí: "Me cuesta coger el sueño porque no sé si me voy a despertar mañana".
Leído así parece que este muchacho duerme en Gaza; pero no, él vive y trabaja en Tel Aviv, que es una ciudad protegida por un escudo antimisiles y donde han caído estos días 0 bombas, 0 misiles, 0 cohetes (si exceptuamos los 2 que cayeron en solares de las afueras) y donde han muerto 0 personas a causa de todos esos ataques.
Otra española, profesora en Tel Aviv, contaba en un foro que "aquí nos están cayendo misiles, pocos, es cierto, pero en todo caso...". Lo que es cierto es que 0 misiles no son muchos, efectivamente; pero confundir lo que lanza Hamas con un misil es como llamar a un lápiz "arma de destrucción masiva".
Los artículos sobre los españoles en Gaza -miembros de ONGs, mujeres casadas con palestinos, que ésos sí que saben lo que es ser bombardeados por misiles- no los he encontrado, ¿se habrán olvidado de escribirlos los periodistas?
Así que al español que no sabe si va a despertarse mañana le recomiendo que se ponga un despertador, huevón, o que no salga tanto por las noches.

y 9) Para terminar: en los últimos días de la masacre israelí en Gaza -porque la muerte violenta de 100 personas, en su mayoría civiles, sí puede calificarse de masacre, ¿verdad?- un artículo en el que se vea lo mala gente que son los palestinos: "Los palestinos huyen de sus casa orgullosos de los cohetes". Trata de que los civiles palestinos -que son malos- dicen que están orgullosos de los cohetes que Hamas ha lanzado sobre Israel; y lo dicen mientras huyen de sus casas, que están siendo destruidas al mismo tiempo por los bombardeos israelíes.

Pues nada, que felicidades a Palestina, que es un país miembro de la ONU a pesar de lo que digan Israel, su tío Sam y otros 7 chupapollas.

29 noviembre 2012

Razones para defender a Israel: 2. El interés.

La segunda razón que encuentro para defender a Israel es que te paguen para ello. Cuando escucho a judíos franceses, españoles o de otros países, a periodistas, a políticos -sobre todo fachas, claro-, justificando a Israel y repitiendo como papagayos el discurso vacío del "derecho a defenderse", del "antisemitismo", de que los musulmanes quieren exterminarlos, del "oasis de civilización rodeado de 200 millones de bárbaros", de que es "la única democracia de la zona", de que son "como nosotros, los occidentales" (sic) y otra serie de falacias repetidas en "prime time" hasta la saciedad, pues pienso que en su caso no pueden estar diciendo todo esto por ignorancia: conocen al estado sionista, saben lo que pasa allí, no es posible que no se pregunten si lo que están defendiendo es ético. Quedan los otros 2 motivos: el fanatismo o el interés.
Pero el sentimiento de sentirse una "minoría perseguida" no alcanza para justificar ataques contra población civil, apartheid, racismo, utilización de armas prohibidas, uso desproporcionado de la fuerza, incumplimiento de resoluciones de la ONU, colonialismo, construcción de colonias ilegales, embargo, destrucción de bienes, expropiaciones, abuso de poder, embargo, bombardeos sobre población civil, encarcelamientos arbitrarios, etc, etc.
Por eso no me queda más remedio que pensar que esos supuestos intelectuales judíos europeos deben de tener un interés digamos "práctico" para elevar a un nivel sagrado el "derecho a defenderse de Israel". Su discurso resulta obsceno si lo dicta el fanatismo; más obsceno si cabe y repugnante si se mueve por dinero.

27 noviembre 2012

Razones para defender a Israel (1).

Sólo existen 3 razones para defender la política de Israel: El fanatismo, el interés o la ignorancia.

1. El Fanatismo:
Eres un flipao con los valores morales un poquito alterados: por ejemplo, crees que Dios te dio por tu cara bonita y tu buen rollo "la Tierra Prometida", y que todo lo demás no importa; te crees superior, miembro del racista movimiento sionista y además estás orgulloso de ello. Los palestinos para ti son infraseres asquerosos a los que todo lo que les pase les está bien empleado, por existir, por vivir (sobrevivir, gracias a ti) en tu maravillosa tierra regalada por Dios y por Gran Bretaña y mantenida por Estados Unidos y por tu violencia y pretenciosidad. Estás orgulloso de pertenecer a Israel y -misterios de la mente humana- estás convencido de que es un país con valores morales a imitar, una gran democracia y una isla de civilización rodeada de bárbaros. Piensas que el genocidio que sufrieron los judíos justifica el genocidio que sufren hoy los palestinos, en el cual participas cabeza alta creyendo que el mundo te admira.
Eres experto en manipular y tienes aliados poderosos para hacerlo. Experto en manipular la historia y la realidad, experto en llamar "defensa" a tu violencia, en llamar "democracia" a tu apartheid, en llamar "antisemita" a quien critica tus barbaridades, en mezclar, cuando te interesa, tu religión con tu política y tu pasado con tu presente. Esa parte es sólo asunto tuyo, la de explicar a tu Dios cómo cuadra el "No Matarás" con lo que estás haciendo.
Te importa más un gato israelí que 1.000 niños palestinos y, aunque eso dice todo sobre tu catadura moral, eres libre de pensarlo y de sentirlo...los que no son libres son los palestinos a los que oprimes y matas. Confundes el criminal apoyo de Estados Unidos con la razón y la justicia, pero son cosas muy diferentes, tan diferentes como ser judío y ser sionista.
Casi todos los gobiernos del mundo apoyan tu barbarie o miran para otro lado ante tus masacres, pero, por si no te has dado cuenta aún en tu chulesca ceguera, sólo el miedo a Estados Unidos o el interés hacen que justifiquen lo injustificable. Quizás sí te has dado cuenta de que, sin embargo, muchísima gente del pueblo de muchísimos países os detesta; seguramente piensas que eso es porque eres judío: si tamaña tontería a ti te sirve para autojustificarte pues mejor para ti, pero los demás estamos muy cansados de tu victimismo barato, porque no eres la víctima de nadie, eres el verdugo, y si os detestan es simplemente, créeme, porque sois detestables en vuestros detestables actos y en vuestra detestable actitud.
No sois los únicos fanáticos, en Estados Unidos hay otros flipaos que han leído la Biblia, -¿han leído algo más?- y han interpretado también  que sois un pueblo elegido; estos tipos consideran que está bien matar por lo que para ellos es una "buena causa" y hasta encuentran motivos divinos para invadir países y llevarles maravillas que Dios les ha dado a ellos en exclusiva: unos valores morales superiores, una democracia ejemplar, un modelo económico neoliberal basado en el lucro, la avaricia y la usura, y una cultura que te cagas del nivelón.